El rock galego estaba listo para alumbrar algunos de los paradigmas musicales de la década de los 80: Siniestro Total, Os resentidos, Golpes Bajos… Vigo, 1982: se funda Siniestro total con planteamientos iconoclastas y neo­dadaistas en los textos: punk rock gallego, como anuncia la propia banda, contra el aburrimiento general. Un planteamiento que han conservado en las letras de sus canciones y que, sin embargo, han ido ampliando en el terreno musical.

Siniestro total ha cumplido treinta y siete años y su formación ha ido adaptándose en este tiempo. Tras la salida de Alberto Torrado en 1985, otro de sus miembros fundadores, Julián Hernández, pasa de la batería a ser la voz principal y la guitarra. Junto con Javier Soto (guitarra eléctrica y coros), Ángel González (batería), Jorge Beltrán (saxofón y coros) y Oscar Avendaño (última incorporación hace ya más de 15 años, bajo y coros) forman hoy Siniestro.

Los gallegos han mantenido estos últimos 37 años un potente directo que transforma sus conciertos en una fiesta. En esta trayectoria su trabajo ha quedado registrado en una veintena de discos, entre los que se encuentran «Cuándo se come aquí» (su debut), «Sinestro Total II: El regreso», «Menos mal que nos queda Portugal», «Bailaré sobre tu tumba», «En beneficio de todos»; «Ante todo mucha calma» (primero de una larga lista con Ariola), «Made in Japan», «Policlínico miserable», «800 balas», «Popular, democrático y científico», el directo «Que parezca un accidente», «La noche de la iguana» y el vinilo «El mundo da vueltas» (.